DIVERGENTE – La misma revolución de siempre

Está claro que en Hollywood están deseosos de captar nuevas sagas de y para jovenzuelos incomprendidos y deseosos de salirse de la norma. Todas con un mismo patrón: gobiernos totalitarios, jóvenes de clase pobre que se ven arrastrados por la ley a juegos mediáticos o tradiciones impuestas, amores imposibles y, al final, su adversidad se convierte en el primer paso para enfrentarse al poder establecido. Empezaron con Crepúsculo, siguieron Los Juegos del Hambre y ahora llega el nuevo bombazo literario: Divergente.

Libros

Portadas de la saga

Para el que no lo sepa la película está basada en la saga literaria creada por Veronica Roth y son tres libros formados por Divergente, Insurgente y Leal. Así que podemos deducir que nos quedan al menos dos películas más (sino parten la última en dos, por aquello de sacar más dinero ser más fieles a la saga). La historia tiene un trasfondo conocido si ya hemos leído o visto cierta saga de unos juegos hambrientos, pero si cambiamos el sistema social y un par de cosas más ya tenemos algo casi diferente; porque es muy difícil evitar las comparaciones.

Tris

Pero centrémonos en Divergente. Después de una gran guerra, de la que nos dan poca información, la gente vive en ciudades cercadas para protegerse de algo que hay en el exterior (pero los campos de cultivos los dejan fuera de la cerca por una extraña razón, no sé, si es tan peligroso lo que hay porque exponer tu fuente de alimentos). El sistema social ha cambiado y cada individuo pertenece a una facción que son: Abnegación, Verdad, Osadía, Erudición y Cordialidad; pertenecerán a cada facción desde su nacimiento hasta que pasan una prueba que les dirá su verdadera virtud (prueba al estilo sombrero de Hogwarts, pero que no sirve para nada porque luego pueden elegir lo que les de la gana). Y es en este momento cuando nuestra protagonista Beatrice “Tris” (Shailene Woodley, Los Descendientes) descubre que es una Divergente y no puede encajar en ningún sitio porque está por encima de la norma. Aún así la chica se apunta a Osadía y después de pasarlo malamente en un entrenamiento eterno y soporífero y enamorarse de su entrenador Cuatro (Theo James, Underworld El Despertar) (esto no lo veía venir nadie) descubrirán una conspiración para aniquilar a los Divergentes y a la facción de Abnegación por parte de la mala de turno Jennie Mathews (Kate Winslet, El Lector) (esto tampoco se veía venir).

Jennie Mathews la mala del cuento

El reparto lo completan Ashley Judd (Heat) y Tony Goldwyn (El Último Samurai) como los padres de Beatrice, destacando más la primera para su breve aparición. Ray Stevenson (Punisher: Zona de Guerra) como el líder de Abnegación y del gobierno y que poco aprovechado está este actor. Milles Teller (Project X) y Zoë Kravitz (X-Men Primera Generación) como los amigos de la protagonista. Maggie Q (Misión Imposible III) es un misterioso personaje que la vemos un par de veces pero imaginamos tendrá un papel importante más adelante. Y cierran la función un par de villanos más que son Jai Courtney (La Jungla Un Buen Día Para Morir) y Mekhi Phfifer (Amanecer de los Muertos) líderes de la facción de Osadía que se unen al plan de Jennie Mathews.

Pues bien la película por fin se pone interesante cuando comienza el golpe de estado para eliminar a los abnegados y se descubre parte de la conspiración para eliminar a los Divergentes; la pega es que esto ocurre prácticamente hacía el final. El resto es un entrenamiento aburrido, cansado y repetitivo que se alarga demasiado y consigue que pierdas interés. La historia de amor es muy previsible y obvia. No hay ningún momento que sorprenda, quizá el salto en tirolina. El final es de manual con infiltración, rescate y pelea con el final boss. Y aunque se queda el final abierto no nos dan ningún gancho ni cabo suelto para enganchar con lo que venga y despertar el interés, simplemente se queda en un huimos y ya vamos viendo que hacer.

El reparto en sí es muy plano y de poco interés, salvando a Kate Winslet y a Shailene Woodley que mantienen el tipo y cuando salen juntas en escena merece la pena. Aunque Shailene sabe de la responsabilidad que tiene (la sombra de Lawrence planea sobre ella continuamente) y se crece bastante ante el resto, aunque no es difícil porque la cara de palo de Theo y los insulsos de sus compañeros son fáciles de superar.

Uno de tantos besos

Quizá se podría destacar la labor de vestuario pues cada facción tiene una ropa característica que los representa y la creación de un Chicago medio en ruinas.

La banda sonora es de Hans Zimmer y Tom Holkenborg y a priori se espera algo bueno de esto, pero no. La cinta cuenta con dos o tres tracks compuestos para momentos de euforia, tristeza o acción y se repetirán cada vez.

Creo que Neil Burger (El Ilusionista) tenía buen material para aprovecharlo mejor y haber sacado más partido a la historia y de los personajes. Veremos como evoluciona la saga en las futuras entregas, pero creo que hay mucho que mejorar.

Al menos queda el consuelo de saber que si estas producciones llegan a la gran pantalla es porque la gente lee. Y lee mucho.

Texto: Raúl Peña (@Batrock_)

Anuncios

Acerca de vifprograma

Blog en la que escribimos de todo un poco, música, libros, tecnología, juegos de mesa, series, cine, videojuegos, comida, entrevistas, freak, rarezas, locuras, risas, humor, y muchas cosas más.
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s