MEMORIAS DE UN ZOMBIE ADOLESCENTE (WARM BODIES) – MOÑADAS ZOMBIFICADAS

La humanidad vive atrincherada en ciudades mientras el resto del planeta esta ocupado por los zombies. Hasta aquí todo apunta a una película convencional de género Z, pero cuando descubrimos que R (Nicholas Hoult, X-Men Primera Generación) es un zombie con problemas personales y existenciales que no ve futuro en su vida de muerto viviente hasta que se enamora de Julie (Teresa Palmer, El Aprendiz de Brujo) todo se va al traste.

Todo empieza cuando R se come al novio de Julie y al verla se enamora de ella y la rescata del resto de zombies. Tras convivir durante un tiempo los dos juntos comienza a surgir el amor, lo que cambiara radicalmente a los zombies que comenzaran a recuperar los latidos de su corazón y a curarse al verlos a ellos tan unidos. Pero no todo es tan bonito porque aun hay que vencer a los huesudos, unos esqueletos muy cabreados que se comen todo lo que pillan y convencer al General Grigio (John Malcovich, En la Línea de Fuego), líder de la resistencia y padre de Julie de que los zombies pueden curarse con cursilería y moñadas.

Porque esto es justo lo que pasa durante gran parte del metraje del film de Jonathan Levine (Seducción Mortal, 50 / 50), tenemos una eterna convivencia de R y Julie en un avión donde se van conociendo mejor y todo aderezado con situaciones incómodas e intentos de ligar, que no le funcionarían ni a Larry. Todo es tan moñas que pronto estás deseando que se coman a alguien y ver algo de sangre, pero eso nunca pasa. Al final se acaba convirtiendo en una comedia romántica para adolescentes, porque supongo que son los únicos capaces de verse identificados con la situación de los protagonistas y que aun no tienen excesivos problemas con el azúcar. Las conversaciones llegan a ser cursis y olvidables, no hay carácter por parte de nadie, llegando al punto que da igual si se los comen, se enamoran o les meten un tiro en la cabeza. Le falta más energía y algo de más  mala leche, con gags más currados y situaciones más comprometidas; se queda siempre como si tuviera ganas de más, pero no se atreve con ello.

En cuanto a la parte técnica no hay nada destacable. Los huesudos están hechos digitalmente, pero nada logrados cuando los vemos en movimiento. Las actuaciones ahí están para el olvido, aunque Teresa Palmer lo lleva bastante bien, Nicholas es igual de zombie durante todo el film y Malcovich supongo que tendría que pagar la gasolina de algún  coche para aceptar salir aquí  (menos mal que dentro de poco se estrena Red 2 y se resarcirá). Lo único salvable es la música de la película con grandes temas ochenteros como Hungry Heart de Bruce Springsteen, Patience de Guns N´Roses o Rock You Like a Hurricane de Scorpions o Pretty Woman de Roy Orbison.

Pues eso película pura y dura para adolescentes sin más pretensión que enganchar a más fans “crepusculianas” o “hostianas”, porque de género zombie solo tiene el título,  y que se den cuenta que el amor puede triunfar a pesar de las diferencias. Me estoy poniendo hasta cursi. En fin, guardaros el dinero para Guerra Mundial Z, que lo mismo luego es un petardo, pero al menos veréis a zombies de verdad comiéndose a gente y derribando autobuses.


Texto: Raúl Peña Rodelgo

Anuncios

Acerca de vifprograma

Blog en la que escribimos de todo un poco, música, libros, tecnología, juegos de mesa, series, cine, videojuegos, comida, entrevistas, freak, rarezas, locuras, risas, humor, y muchas cosas más.
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s